jueves, 25 de noviembre de 2021

El único canchero que hay acá es Olaeta (cuento)

(Esta anécdota me la contó el “Cubija” González, un conocido masajista de Ayacucho, que estuvo atendiendo a distintos equipos y a la Selección)

Corría el año 1984 y Defensores, con ‘Carlitos’ Bontá a la cabeza y un grupo amplio de colaboradores, quisieron formar un equipo de fútbol con intenciones de campeonar en la Liga Ayacuchense.

La primera búsqueda fue quién conduciría el equipo como técnico. Enterados de que un ex futbolista, con pasado en Sarmiento y en la Selección, regresaba a Ayacucho y abría un comercio cerca de la entidad de la calle A. del Valle, lo fueron a entrevistar para que se hiciera cargo del primer equipo.

La charla resultó muy buena y los defensoristas fueron muy contentos a hablar con la Comisión Directiva en pleno. Lo único que pedía este señor, el apoyo completo en su trabajo y el respetar sus decisiones, Así fue como los tricolores ya tenían su Director Técnico.

Se formó un equipo, para pelear el torneo con jugadores de experiencia y jóvenes. El técnico había programado un intenso trabajo de preparación con un buen preparador físico, kinesiólogo y ayudantes de campo. Entrenaban de lunes a viernes, y también en días feriados, utilizando el Cicles Club y la cancha auxiliar del Estadio Municipal.

Defensores arrancó bien el torneo y venía invicto. Jugaba el domingo contra Independiente, uno de los equipos más competitivos y que tampoco había perdido encuentros. Era viernes, feriado, y el equipo a las 10 de la mañana estaba trabajando en el Estadio. Muchos jugadores había ese día. El N° 5, un atildado jugador, con mucho estado y presencia en la cancha, se acerca al técnico quien le pregunta:- "¿Qué pasa Marangoni que no entrenás?" y éste responde:-"Me duele mucho la rodilla... y prefiero no arriesgar".

Terminó la práctica y los jugadores, después de ducharse, se juntaron con el Técnico y éste les comunicó que el domingo el partido se jugaría a las 15:30 horas, pero que debían estar en el vestuario a las 14:30.

Llegó el día y el vestuario estaba lleno de jugadores y fervorosos dirigentes. El DT les pidió que solamente quedaran los jugadores porque iba a dar a conocer la formación. Ya se habían cambiado, según partidos anteriores, titulares y suplentes. Empezó por el arquero, los cuatro defensores, porque hacía un 4-3-3. Cuando llegó al medio campo, en vez de entrar el N° 5 (Maranga) puso en su lugar a un jovencito, de muy buen manejo de la pelota, de rápido correr, calladito y un buen ejemplo de persona. Allí el titular (Maranga) que ya estaba cambiado, esperando que le entregaran la camiseta N° 5, devolvió las ropas del equipo y sin decir ninguna palabra se cambió y se retiró del vestuario.

Comenzó el partido, y el recién ascendido jugador, el N° 8, al que le decían "El Tordo”... empezó a manejar el mediocampo tricolor, quitando y realizando unos pases que luego sus compañeros convertían en gol...realmente la rompió... al decir de los tribuneros. Fue una labor por demás descollante... ganó Defensores por 5 a 2 y el último lo convirtió el “Doctor”, que con buen dribbling eliminó a dos defensores y cuando enfrentaba al arquero, se la puso por arriba con vaselina... golazo y todos sus compañeros fueron a abrazarlo... no salía de su asombro; le habían dado una oportunidad y realmente la había aprovechado.

Club Defensores de Ayacucho - Campeón del Torneo Oficial 1984

Terminado el partido, el vestuario tricolor estaba lleno de eufóricos dirigentes, jugadores y también hinchas... había terminado la primera rueda y eran punteros e invictos; el lugar era puro grito y festejo. De pronto, un silencio total. Entra al vestuario, el N° 5 (Maranga) y dirigiéndose al Técnico le dijo: -"¿Puedo hablar con usted?"

Y éste le respondió... "Sí señor, espere que me cambie y estoy con usted".

Una vez frente a frente, jugador y técnico, el primero le preguntó: -"¿Por qué me sacaste?"... y el Técnico le respondió: -"Primero, por cuidarte, porque si estabas lesionado, te tenías que recuperar... y segundo porque acá el único canchero que hay es Olaeta (era el encargado de cortar el pasto y acondicionar el field único) y vos no estabas lesionado y de esa manera le faltaste el respeto al resto a tus compañeros y a mí también".

NOTA: El "Tordo” siguió jugando con notable desempeño y recién después de cuatro fechas, Maranga volvió a ponerse la N°5. Defensores salió campeón y cada vez que el 'Cubija' González me cruza, me dice: -"Acordate.., que el único canchero es Olaeta..." mientras me sigue con su motocicleta a tiro.

Wing derecho


(agradezco al autor por permitirme compartir con ustedes este cuento, basado en un hecho real, que obtuvo el 2º premio en el 2º concurso literario, organizado en 2015 por la Biblioteca Pública Municipal y Popular "Manuel Vilardaga", y que se denominó "Historias de nuestra pasión... El Fútbol")

jueves, 17 de junio de 2021

TORNEO ARGENTINO B 1997/1998 (1ª PARTE)

La obtención del Campeonato Oficial 1996 de la Liga Ayacuchense de Fútbol le otorgaba al Club Atlético Sarmiento, allá por fines de Agosto de 1996, el derecho a ser nuestro representante en el Torneo Federal B del Consejo Federal de AFA.

Comandado técnicamente por Juan Carlos Ledesma, el rojinegro obtuvo los dos torneos que conformaban el Torneo Oficial.

A fines de Mayo obtenía el "Apertura" vapuleando en el último partido al Independiente de "Mito" Colavita por 8 goles a 0 (Sarmiento ya era campeón antes del partido) y, finalizando el mes de Agosto la consagración en el Torneo Clausura y con ello el cetro máximo de nuestro fútbol.

En la temporada 1997/98 se disputaba una nueva edición del Torneo Argentino “B”, que daba la posibilidad de acceder al Torneo Argentino “A”. Esta edición se jugó en forma regionalizada en su primera etapa. Las distintas zonas en que se dividió la primera ronda “Preliminar” fueron las siguientes:

- Bonaerense

- Centro

- Cuyo

- Litoral

- Norte

- Sur

La 1ª ronda de la Región Bonaerense se jugó en dos etapas, con la participación de 26 ligas, divididas en 8 zonas (denominadas 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8). Los ganadores de cada zona clasificaron para la segunda etapa, en donde los 8 clasificados se enfrentaron a doble partido y los 4 ganadores pasaron a la 2ª etapa “Clasificatoria”.

El desafío de un torneo superior, representaba el tercer intento consecutivo para los rojinegros y la quinta del fútbol local. El sólido plantel de Ledesma se reforzaría con el destacado delantero tandilense Oscar "Amarillo" López quien aportaría su capacidad goleadora en el once rojinegro.

Suplemento "Sport7" del 14 de Octubre de 1997, pág. 1

El periplo de Sarmiento en la Zona 1 del Torneo Argentino B 1997/1998 comenzaba el sábado 18 de Octubre de ese año en nuestro Estadio Municipal, recibiendo al representante de la Liga de Chascomús: Atlético Ranchos.

Y se arrancaba con el pie derecho.

Una ajustada victoria por 3 a 2 le daba a los de 25 de Mayo y Rivadavia la tranquilidad de comenzar en la punta del certamen.

Suplemento "Sport7" del 21 de Octubre de 1997, pág. 1

Partido duro, emotivo, con cuatro expulsados, errores por corregir pero la satisfacción del deber cumplido, victoria en casa para empezar a mirar el futuro con fe.

General Madariaga era la segunda parada del tren rojinegro.

El Estadio Municipal "Francisco Alcuaz" de aquella ciudad fue el escenario donde el local, San Vicente de Pinamar recibía a nuestro representante.

Lo ganaba al comienzo del primer tiempo y al finalizar el mismo un discutido penal decretaba el 1-1 final y un punto para seguir arriba en la tabla de posiciones.

Suplemento "Sport/7" del 28 de Octubre de 1997, pág. 1

Tal vez si Sarmiento se decidía hubiese obtenido la victoria, pero un buen punto de visitante y ante un rival que se hace fuerte de local.

En el cierre de la primera rueda, en nuestro Estadio Municipal Sarmiento sería el anfitrión ante Independiente de Dolores.

Suplemento "Sport/7", 4 de Noviembre de 1997, pág. 1

Un deficitario primer tiempo del equipo local y todo cambia en el complemento con el ingreso de Emiliano Araneo que ayudó a redondear una buena actuación con 3 a 1 que quedó corto.

continúa acá...



TORNEO ARGENTINO B 1997/1998 (2ª PARTE)

En la primera parte de este artículo vimos las tres presentaciones iniciales de Sarmiento en el Argentino B 1997/1998, la cuarta escala de nuestro representante sería en el Estadio "Juan Silverio Oroz" de Chascomús, en donde vencería por 3 a 2 a Atlético de General Paz.

Suplemento "Sport/7", 11 de Noviembre de 1997, pág. 1

Partido dura en Chascomús, dos veces se encontró el rojinegro arriba en el marcador y dos veces se lo igualó el elenco local. En el segundo tiempo Sarmiento hizo un poco más por la victoria, la que llegó a tres minutos del final de la mano de Leo Indacoechea.

Con este resultado Sarmiento llegaba a 10 puntos en la tabla de posiciones, cifra similar a la de San Vicente de Pinamar a quien recibiría en Ayacucho en la próxima fecha del torneo.

El infierno tan temido...

Sarmiento llegaba a un decisivo partido precedido por cuatro victorias y un empate, nada podría hacer presagiar a la gente en el Estadio que la suerte mostrara su peor cara.

Suplemento "Sport/7", 18 de Noviembre de 1997, pág. 1

San Vicente de Pinamar, apoyado en los hermanos Marcos e Iván Dragojevich y el punzante delantero Gustavo Fernández (verdadera pesadilla para la defensa sarmientista), los visitantes derrotaron a Sarmiento por 2 a 1 y lo eliminaron de la competencia.

Gol de Rolando Didio de penal (Foto: Gentileza diario "La Verdad")

El elenco de Pinamar fue más en líneas generales, manejó muy bien el contragolpe y Sarmiento, mucho mejor en los primeros minutos del cotejo, cayó en un nerviosismo que trajo aparejado el desorden y los minutos pasaban sin poder poner en apuros al arquero visitante.

Ese buen manejo del contrataque de los visitantes hizo que Sarmiento recibiera dos contras que resultaron fatídicas y sellaron su suerte en el Torneo.

De no creer.

Ya eliminado, y tan solo por cumplir, Sarmiento viajó hasta la ciudad de Dolores una semana más tarde para completar su actuación en el torneo, cayendo por 4 goles a 2 ante Independiente de la ciudad de los Tribunales.

El 0-3 parcial a los 27' del primer tiempo hacía presagiar una goleada del equipo dolorense. Dos goles del "Amarillo" López sobre el final del primer tiempo ponían de nuevo "en carrera" al equipo ayacuchense, en un partido solo para la estadística.

Con Sarmiento jugado totalmente al ataque, a 4 minutos del final el volante Quiñonez ponía el lapidario 4-2 que marcaba la despedida sarmientista de esta competencia.

Suplemento "Sport/7", 25 de Noviembre de 1997, pág. 1

La dirigencia y cuerpo técnico sarmientista habían planificado otro tipo de campaña, tratando de estar en todos los detalles, pero otra vez nuestro fútbol se veía frustrado. El golpe había sido duro, la motivación ya no estaba, a pesar de ello esta incursión rojinegra se posicionaba como la mejor, hasta ese entonces, de un equipo local en este tipo de torneos.

La Campaña

Tomado del blog del Sr. José Carluccio

Fuentes consultadas:
Diario "La Verdad"
Semanario "Calle/7"
Historia y fútbol (http://josecarluccio.blogspot.com.ar)





miércoles, 1 de julio de 2020

Yo lo vi adentro (cuento)


A principios de la década de 1950 y en un día soleado estaba en la vieja cancha de la Liga con uno de mis amigos viendo un partido del torneo local y le cuento una anécdota que alguien me había relatado que había sucedido en esa cancha unos años atrás.

La historia contaba que se estaba jugando la final del torneo local entre dos grandes clubes del pueblo. Creo que eran Independiente y Defensores.

El relato detallaba que el partido estaba muy parejo y que ninguno de los equipos había logrado ponerse en ventaja. Estaba claro que el que lograra hacer un gol iba a ganar el partido. Y el que ganara el partido iba a ser el campeón de la Liga local de ese año.

Presenciando el encuentro estaba el Comisario del pueblo, quien era fanático hincha de uno de los dos equipos que pugnaban por el triunfo.

Faltando muy poco para que terminara el match se produce cerca del área rival una infracción a favor del equipo del que era simpatizante el Comisario. La falta había sido cometida un par de metros fuera del área. 

De repente y para sorpresa de todos se lo vio entrar al terreno de juego al Comisario, vestido con su uniforme y seguido por un agente, y dirigirse a paso vivo hacia el lugar donde se había cometido la infracción. Cuando llegó al sitio del foul se agachó, tomó la pelota, la puso bajo el brazo y dijo; yo vi el foul dentro de área, y decretó penal. 

El referí, atemorizado por la presencia decidida de la autoridad y temiendo ser detenido en caso que lo contradijera, no dijo nada y colocó la pelota en el punto del penal. Hizo ejecutar la pena máxima la que se convirtió en gol y le dio el triunfo al equipo de los amores del Comisario.

Un señor que estaba al lado nuestro junto al alambrado de la cancha de la Liga escuchaba callado mi relato sobre este increíble acontecimiento, de golpe se dirigió a nosotros y dijo: “es verdad lo que contás pibe. Yo estuve ese día en la cancha y sucedió tal como vos lo contás”.

Increíble, pero cierto.

(cuento basado en un hecho real, tomado del muy buen libro de historias ayacuchenses de Carlos Connolly, "Historias de una infancia feliz: un puente en el tiempo", Ed. Deano.com, página 265. Agradezco al autor la autorización para poder publicarlo en esta página)

miércoles, 24 de julio de 2019

Uno de los primeros equipos de Ferroviario


Para nuestros seguidores de la columna del recuerdo contamos con una verdadera 'joyita' de aquellas épocas románticas de los comienzos de la práctica del fútbol reglamentado en nuestra joven Liga Ayacuchense, nacida allá por 1932.

Fue en esos años, más precisamente en Abril y Mayo de 1932, cuando un grupo de empleados ferroviarios y vecinos del barrio y deportistas y ex-simpatizantes del Club Defensores decidieron desprenderse de la entidad tricolor para darle vida a un nuevo sueño.

Buscaron su asentamiento en el sector Este, y por su inserción con el Barrio de la Estación, llamaron a este nuevo club como Deportivo y Cultural Ferroviario, formándose los equipos en sus comienzos con mayoría de empleados del Ferrocarril 'General Roca' conociéndoselo desde entonces como el 'Club del riel'.

Por supuesto que esta fotografía fue extraída del viejo "arcón de la abuela", y en ella se ven, viejos apellidos de nuestra ciudad en general y de Ferroviario en particular.

Hagamos una breve reseña de ellos, llegados de afuera, por ser la Estación de Ayacucho un importante nudo ferroviario como centro de los ramales Tandil - Ayacucho y Necochea - Ayacucho vía Chas, y aquí formaron su familia con chicas ayacuchenses: Petovelo, venía de Tandil y se casó con una prima de los Albano; de Escalada vinieron D' Eboli y Domínguez (que integraron las primeras comisiones directivas) y también de allí Brion y Casas, este último casado con una hermana de los recordados Aiello de Defensores; de Balcarce vino Dufaurd que era hermano de los socios de Juan Manuel Fangio que se casó con una muy linda hermana de los Pavacich (China) y como integrante de aquellos primeros equipos estaba Juan Urriza que era hermano de la madre de Néstor De Luca, y de la madre del cantautor ayacuchense Mario Clavell [1922-2011].

El 'chasirete' plasmó esta placa en la vieja cancha del Club, "bajando la vía" por calle Sarmiento, donde hoy se encuentra nuestro Estadio Municipal "Dr. José Antonio Barbieri".

Club Deportivo y Cultural Ferroviario 1932
Parados (izq. a der.): Domínguez (delegado) Héctor Teruggi, Oscar Ignacio Albano, Juan Freire, Bartolomé Luzardi, Pedro Petovello, Juan Urriza y Domingo D' Eboli (primer presidente de la entidad)

Hincados (izq. a der.): 'Manolo' Molinari, Juan 'Falo' D' Elías, El 'Negro' Casas, Juan Dufaurd y José Brión

En la misma, podemos apreciar una formación de Ferroviario en el año de su fundación (1932), vistiendo su primitiva camiseta a bastones rojos, blancos y verdes, similar a la Vélez Sarsfield y lucían los colores usados en el ferrocarril.

Un lindo recuerdo de la época gestacional de nuestro fútbol, y de Ferroviario en particular, entidad que ya no compite en nuestros torneos, pero que los prestigió cuando lo hizo y a la que siempre esperaremos su retorno al sitial que nunca debió abandonar.
 

(artículo de José Alberto Pintos, publicado en la columna ¡Qué tiempos aquellos!, del diario “La Verdad”, miércoles 22 de Mayo de 2002)

domingo, 19 de mayo de 2019

Agustín Moro: amor amarillo


Ficha personal
Nombre: Agustín Tomás Moro
Nacimiento: Ayacucho, jueves 11 de Diciembre de 1941
Esposa: María Haydée Morales
Hijos: Alicia, Paula y Alejandro
Nietos: Santiago, Jeremías, Cecilia, Matías y Juan Pablo
Bisnieto: Thiago Arrabit

Trayectoria
Ateneo Estrada: Divisiones inferiores, 3ª, 2ª y 1ª (1956/1966), además ejerció la dirección técnica del primer equipo en las décadas del 60' y 70'. Por otra parte, representó a Estrada como jugador y DT del primer equipo de básquetbol de la entidad. También ejerció el referato en partidos de básquetbol compartiendo ternas con árbitros de Tandil y la zona. Fue jugador y director técnico de nuestras selecciones de fútbol y básquetbol.

¿Conocería Gustavo Cerati en 1993, cuando compone el disco que da nombre a este artículo, de leyendas urbanas en nuestra ciudad?

Concretamente aquella que habla de una bicicleta de color celeste que los fines de semana, y a la hora de la siesta, enfila por calle Sarmiento en una cita obligada con nuestro estadio municipal en donde juega el Ateneo Estrada, el popular "expreso amarillo"?

Y así desde hace años todos los fines de semana…


Conocería el malogrado artista que esta bicicleta, hoy jubilada, llevaba encima a un multifacético personaje ayacuchense que, y para no dudar de su sentido de pertenencia al equipo "papal" solo debe cruzar la calle y tiene la sede del club de frente a su domicilio...

Hablamos de Agustín Tomás Moro y hablar de él es hablar de un ayacuchense querido por todos, emblema estradista y una voz de consulta permanente cuando se habla de deporte en nuestra ciudad.

Una tarde de Mayo de 2019 Agustín me recibe en su casa, y los recuerdos comienzan a emerger, la charla va tomando forma y en ella advierto la lucidez de conceptos y la memoria fresca de hechos lejanos, pero bien vivos en la mente de nuestro entrevistado.

Sábado 3 de Febrero de 1968, casamiento de Agustín y María Haydée, su compañera de toda la vida

Agustín, ¿cómo comenzás en el fútbol?

Yo tendría 5 o 6 años y con mi familia vivíamos en calle Sarmiento al 600, al lado de la familia Moro, mi padre era Presidente del Club Ferroviario y en casa había varias pelotas de fútbol. Después de almorzar los muchachos pasaban a buscar las pelotas para jugar en la cancha de Ferroviario (actual Estadio Municipal "Dr. José Antonio Barbieri"). Tiempo después me entero que quienes buscaban las pelotas eran los jugadores del club: los hermanos ‘Oso’ y ‘Roquita’ Roca , el ‘Gallito’ Vázquez, ‘Inglés’ Hardie, y varios más. Y en ese tiempo a la Municipalidad se le ocurre comprar el Estadio, que por entonces era la cancha de Ferroviario. El Dr. José Antonio Barbieri era un enamorado del fútbol y él hizo muchas obras relacionadas al fútbol de la ciudad. Lo que él no toleraba era que los chicos no jugaran al fútbol porque había gente grande jugando.
Mi primera participación fue en un Torneo de Baby-Fútbol en 1953 que organizaba el Centro de Ex-Alumnos comandados por ‘Pepucha’ Pérez. El mismo se jugaba en una desaparecida canchita que estaba donde hoy se levanta la sede social del Club Ferroviario, jugaron 36 equipos y ganó la Escuela Nº 7, nosotros terminamos quintos, el equipo lo dirigía Aníbal Alonso y representaba a la Escuela Nacional.
En cuanto a mi participación como futbolista en Estada integré todas las divisiones pero tuve una carrera relativamente corta pues empecé con algunas lesiones y ya no quise seguir, todavía era joven.

¿En qué puesto jugabas?

En la defensa, jugaba de número 4 o de número 6. Mi mejor actuación la tuve en un Torneo Comercial representando a "Transportes Stato", salimos segundos. No era un virtuoso, pero pasaba bien la pelota y teniendo la pelota en los pies era difícil que la perdiera.
Por esos tiempos "Transportes Stato" tenía un número '5' bárbaro que era el 'Negro' Sosa, y antes el '5' y el '6' jugaban juntos con línea de tres. El tipo apilaba y me la daba a mí cuando lo apretaban, y yo la pasaba bien.
Primera División del Ateneo Estrada (1958)
Parados (izq. a der.): Ramón 'Chichín' Simonetti, Néstor 'Cacho' Pessolano, Roberto Fernández, Atilio Frayarena, Néstor 'Coco' Milloc y Agustín Moro
Hincados (izq. a der.): Oscar 'Coco' González, Rodolfo 'Chiquito' Pereyra, Esteban Marín, Alberto 'Negro' Cáceres y 'Perico' Bardella

¿Cómo llegás a ser director técnico?

Yo jugaba en Estrada pero tenía un problema en los tobillos, me lesionaba mucho. Estrada no andaba bien, no juntaba jugadores, había un mito que era "el club de los curas" y empecé con la dirección técnica pero en el año 1984 ya dejo. Cuando aparecen los preparados físicos con título, otro nivel de exigencia, yo agarro y me voy. Yo era un aficionado. A lo largo de mi carrera mis ayudantes fueron Haroldo Sammarone, Ramón Alvelo y 'Toto' Gencarelli, un pingazo.

Agustín, entrenador de Estrada junto a su ayudante Haroldo Sammarone (mediados de los 60')

¿Cómo llegás a jugar en la selección ayacuchense?

Mi carrera como futbolista fue corta, pero llegué a ser convocado en tiempos en que se hacían pre seleccionados de fútbol con jugadores locales.

¿Qué diferencia encontraste entre ser jugador y director técnico?

Como jugador lo disfrutás, como técnico lo sufrís.

¿Qué recordás de los inicios del Ateneo Estrada?

Comienza como "Acción Católica", en una vivienda ubicada en calle Mitre (donde hoy se encuentran los estudios de Radio Ayacucho) y en donde los chicos se reunían los domingos a mirar cine. Era un grupo relacionado a la Iglesia y, fruto de ello, en 1951 el Padre Rodolfo Cazes funda el Ateneo Cultural y Deportivo "José Manuel Estrada".
Por una gestión del Dr. Juan Patalagoyti se compra a comienzos de la década del 60' la propiedad de Irigoyen 1041, que era de su tío (el Dr. Egidio Ciaño), y en la que el club tiene su sede desde 1961. Se hizo con muchísimo sacrificio, después se compró la parte de atrás (que da a calle Sarmiento) y ahí se siguió construyendo, incluso nos encontró trabajando más de un domingo. Los dirigentes y colaboradores ayudábamos a los albañiles contratados ya sea para hacer los pisos, paredes o cualquier otro tipo de cosa que hubiese que hacer. Recuerdo que me tocó hablar, me emocioné, pues siempre estuve muy ligado al club, ya sea como jugador, o dirigente ya que fui Secretario por muchos años.

¿Quiénes eran por aquellos años las figuras de nuestro fútbol?

Bueno, yo llegué a ver jugar a 'Pocho' y 'Oreja' Pérez, Néstor Ceresini, 'Luli' Ancinas, el 'Negro' Carranza, todos grandes jugadores de Independiente, y por el lado de Estrada, que en ese tiempo siempre corría con desventaja, 'Bocha' Giangiobbe, 'Tomasito' Moro, y años más tarde un mediocampo muy bueno conformado por Rafael Peralta, Néstor 'Coco' Milloc y Néstor 'Cartucho' La Valla. Después viene la generación de Alberto 'Negro' Cáceres, Alberto De Bajeneta, etc. Estrada siempre tuvo buenos equipos.

¿Te costó el retiro?

No, ni como futbolista ya que me esguinzaba mucho, ni como entrenador ya que mamá estaba enferma y a ello se suma que aparecen los nuevos técnicos (Carlos Cabarrou, Alberto Volontín que deja de jugar, etc.) empiezan a trabajar ellos y yo me voy, era 1984.

Agustín, ¿cómo te vinculás al básquet?

En aquel Torneo de Baby-Fútbol en el año 1953 que te mencioné, Aníbal Alonso también nos enseñó fundamentos y reglamento del básquet. Practicábamos los sábados de 13 a 16 horas en la canchita que está en el patio de la Escuela Nº 1.
El 'Negro' Alonso nos marcó mucho a los jóvenes de esa época, por su interés por enseñar a mí prácticamente me vio nacer, ya que trabajaba en la fábrica de fideos que parte de mi familia tenía en Sarmiento y Murgier.

Plantel de básquet del Ateneo Estrada a comienzos de la década del 50'
Parados (izq. a der.): Agustín Moro (mascota), Néstor 'Coco' Milloc, Heriberto 'Cabito' Póo, Eduardo 'Bocha' Giangiobbe, Dr. Juan Pedro Augé, Santiago Augé, Rodolfo 'Rolo' Garay, Juan Puez y Fortunato Ugartemendía (DT)

Alonso, más allá de ser defensorista y llevar a varios a su club, me permitió que yo fiche en el Ateneo Estrada; es que al venir a vivir donde estamos actualmente, conocí a los hermanos Gregorio y Fortunato Ugartemendía y a Ramón Alvelo que estaban en la zapatería donde funcionaba hasta hace unos años la heladería de Volantín; allí concurrían los jóvenes de ‘Acción Católica’, que al crearse el Ateneo Estrada la mayoría pasó a integrar sus equipos, allí jugué al fútbol y al básquet en Segunda y Primera.
Integré en algunas oportunidades la Selección de Ayacucho para jugar fundamentalmente amistosos que se jugaban contra ciudades vecinas para las fechas patrias. Después como DT dirigí mucho a las Selecciones de la Escuela Nacional y también al Ateneo Estrada.

¿Si tuvieras que elegir entre el básquet y el fútbol, con qué deporte te quedarías?

Con el fútbol, me gusta más el fútbol. Seguí más, leí más, miré más fútbol.

¿Cómo era el básquet de los 50' y 60' con aquellas canchas abiertas pero que llevaban a gran cantidad de espectadores?

Muy bueno, muy convocante. Estrada, Defensores, Sarmiento, Atlético, Independiente, todos grandes equipos. Obras Sanitarias estaba también con el 'Negro' Campos y 'Cacho' Bachex como sus grandes exponentes.
Independiente tenía en Ramón 'Chichín' Simonetti a uno de los mejores centro-back, quien tiraba mediadistancia "de pechito" sacando el disparo al aro desde su pecho. Además jugaban otros grandes jugadores como Amílcar 'Tero' Cabarrou, Omar 'Cholo' Muñoz, 'Cacho' Pagella y en Sarmiento los dos hermanos Didio (Abel y Miguel), el 'Zurdo' Mingone, Fontana y 'Cacho' Oillataguerre. Eran jugadores que representaban a sus clubes jugando en la Primera División de fútbol y básquet.

Selección ayacuchense de básquetbol en Dolores (1960)
Parados (izq. a der.): Julio Querejeta, Abel Didío, Néstor Galera, Alberto De Bajeneta y Agustín Moro
Hincados (izq. a der.): Oscar Oillataguerre, Néstor Milloc, Carlos Próspero, Jorge Teruggi y Hugo Videgaray

¿Cómo llegás a ser árbitro de básquet?

Porque los clubes tenían que poner jueces, después no sé por qué me empiezan a poner a mí. Me tocó dirigir con los mellizos Fuentes que venían de Tandil y Contino y ellos dirigían conmigo pero yo no me casaba con nadie.

¿Qué marcó el decaimiento de una actividad como el básquetbol que era seguida por miles de ayacuchenses y de buenas a primeras cayó en el ostracismo?

La falta de competencia, al igual que pasó con el fútbol. En cuanto al fútbol vino muy bien la Unión Regional Deportiva, incluso yo lo he charlado con la gente de Tandil donde, salvo los clubes grandes, todos quieren la Unión porque también les resulta aburrido jugar entre ellos. Es una motivación, si entrenás y no tenés contra quien jugar... Además el compañerismo, el viaje a otra ciudad...
Pero, con este sistema que van a traer ahora (la implementación de la Primera 'B') por ejemplo, Alumni de Benito Juárez quien este año no participa de la Unión, si vuelve el año próximo ¿dónde debe jugar? ¿en Primera o en la 'B'? Unicen tiene profesores en todas sus categorías, al igual que Atlético y Defensores en Ayacucho, qué pasa si te agarra un equipo que esté mejor económicamente y te mandan a la 'B', aunque estén organizadas todas tus divisionales, porque la Primera arrastra a todas las divisiones y no me parece justo, yo creo que no se va a llevar a cabo y que es un error, pero así se ha resuelto.

¿Cómo llegás a incursionar en el periodismo deportivo?

En la década del 60' venía la Selección, que era muy convocante, y yo tenía la publicidad. Por aquellos años era una novedad el handy y nosotros hacíamos una conexión desde el vestuario a la cabina de transmisión con notas a los jugadores y cuerpo técnico de nuestra selección y salía bastante bien. Esos fueron los inicios, aunque de periodista no tengo nada, solo la experiencia.
Yo después de esas coberturas dejo la actividad pues el Dr. José Antonio Barbieri me llama para hacerme cargo de la Jefatura de Personal de la Municipalidad y dejo esa tarea para volcarme de lleno a mi nuevo trabajo y al fútbol.

Agustín en 1966 entrevistando a Armando Aguilar, masajista de nuestra selección

¿Si te pidiera un '11' ideal con jugadores que has visto en nuestras canchas?

Yo te elijo para el arco a Jorge 'Guya' Moris, Alberto Volontín, Eduardo 'Torta' González o el 'Busca' González, pero no me comprometas, no te digo en qué orden.
Para el lateral derecho recuerdo que vino mucha gente de afuera como por ejemplo Roberto Sajama quien jugó en Sarmiento y era un jugadorazo. Eduardo 'Chichilo' Echevarría fue el jugador más técnico y ágil que yo vi.
Entrenábamos en Atlético con la Selección y yo era compañero de 'Oreja' Pérez y Eduardo 'Bocha' Giangiobbe. El día que no se podía ir al Estadio a entrenar, 'Chichilo' te hacía una tijera y con la punta de las zapatillas tocaba la red del aro de básquet. Físicamente hablando, otro privilegiado para mí fue el 'Conejo' Robles, un fuera de serie. Él salía por las noches a cazar, llegaba a la mañana 'fusilado' y a la tarde vuelta a salir a cazar y el fin de semana, sin entrenar, el 'Conejo' era una luz en la cancha.
En cuanto al puesto de central, acá ha habido grandes jugadores como Pedro 'Carita' Gourriet y Hugo Ciganda y en cuanto a lo mejor que ví como lateral izquierdo fue Miguel Ángel Vidal, que jugó en la Selección de Dodero y había jugado como suplente de Marzolini el Mundial de Inglaterra dos años antes. Y de los mejores '3' de nuestra ciudad el puesto está entre José 'Agüita' Fiorentino y 'Curucho' Cángaro.
En el medio te podría nombrar a una parva de jugadores... Néstor 'Coco' Milloc, Miguel Basualdo, Miguel Ángel Didio, etc. Si me pedís un '10' Alberto 'Negro' Cáceres fue un creador, un jugador muy fino.
Y arriba Daniel 'Tortita' González, 'Pocho' Guisande, Miguel Molinari un '9' de área, Miguel 'Cachito' Asta, el 'Zurdo' Mingone quien llegó a jugar un partido internacional en la primera de Estudiantes de La Plata, hay muchos jugadores y muchos jugadores buenos que vinieron de afuera. 
A Ayacucho vino Andrés Bertolotti un central que llegó a jugar en Chacarita, Quilmes, Independiente, Boca y la Selección. En esos años, mediados de los 60' se transmitían en las radios de Buenos Aires los partidos de Reserva y de Primera División, y una tarde en un partido de Primera la radio hace mención que la gente de Chacarita buscaba a Bertolotti y el tipo estaba jugando acá. Eso te da la pauta de los jugadores que pasaron por nuestra ciudad. General Belgrano también aportó grandes jugadores a nuestro fútbol como Horacio Genín, Lucía, los Aneas... Me acuerdo un partido en Tandil donde 'Carancho' Aneas metió un gol impresionante desde fuera del área. 

¿El mejor equipo que viste en Ayacucho?

Sarmiento tuvo muy buenos equipos, las dos selecciones (1966 y 1968) fueron muy buenas, pero la del 66' con el mérito que había ocho jugadores de Ayacucho y que se bancó la campaña con solo dos jugadores suplentes, un arquero y uno de campo. Y perdimos en Azul porque se 'manca' Jorge 'Chiche' Diz

¿Cómo era el fútbol de nuestra ciudad en aquella "época dorada" de mediados de los 60' con todo un pueblo detrás de la selección y nuestros clubes?

Bueno, mi primo 'Tomasito' Moro quien comandaba la Liga Ayacuchense de Fútbol contaba con la colaboración de Alfredo 'Oreja' Pérez Ervitti y Eduardo 'Bocha' Giangiobbe (padre de Horacio y Germán). ¿Qué es lo primero que dicen cuando ven el potencial que podía llegar a tener nuestra selección en 1966? "A la Selección hay que sacarla a la calle". La Avenida Solanet tenía un boulevard, la Liga tenía para sus jugadores buzos con la inscripción "LAF" (Liga Ayacuchense de Fútbol), y los jugadores empezaron a hacer sus entrenamientos en el boulevard, corriendo por la avenida. Eso, en 1966, era una locura... les gritaban de todo: "Locos, corriendo por el boulevard", "Oreja estás loco, mirá lo que estás haciendo" y cosas por el estilo.
'Oreja' Pérez era un tipo muy popular y los resultados comenzaron a acompañar y a eso se sumó "La caravana del triunfo" ¿Qué era eso? Todos los domingos en un club distinto nos reuníamos con los autos a tocar bocina y a invitar a la gente a la cancha, se comenzó a concentrar a los jugadores, se empezó a trabajar a otro nivel y los resultados no tardaron en llegar.
La campaña de 1966 se encara con solo tres refuerzos foráneos: el arquero Santos, Osvaldo 'Lechuga' Crosta y Jorge 'Chiche' Diz. En ese tiempo había unas tribunas de madera, con butacas individuales, sobre calle Sarmiento (que hoy se encuentran en el Centro Cultural "Dr. Pedro Solanet"), ¿qué hizo la Liga con esas tribunas? Vendió las sillas como una especie de lugar preferencial, entonces había 100 personas que estaban en una especie de platea, que era más para ayudar que para otra cosa y las recaudaciones que eran muy buenas también eran de suma importancia para bancar estas campañas.
El Campeonato de Selecciones "Adrián Béccar Varela" marcó una época, con mucha convocatoria, donde jugaban todos los pueblos de la zona y la gente se encolumnaba detrás de su selección. Una noche había un partido nocturno y, paralelamente, culminaba una maratón dentro del Estadio ¿vos te imaginás lo que era eso? Y ahí me tomé el trabajo de contar cuántas personas había en la cancha. Porque cualquiera dice "había 2.000 personas", "había 3.000". Por empezar en la de cemento no entran 2.000 personas, entran 80 personas por escalón y los escalones de abajo no se llenan completamente. O sea que entran 800 personas y apretadas.


 Ateneo Estrada a mediados de la década del 60', época dorada de nuestro fútbol
Parados (izq. a der.): Cowes, Néstor 'Coco' Milloc, Rubén Cabarrou, Daniel Cerri, Alberto Volantín, Roberto Fulco, Valerio 'Cacho' Oscoz y Agustín Moro (DT)
0Hincados (izq. a der.): Gerardo 'Negro'  Taylor, Carlos 'Negro' Rojo, Díaz (de Cnel. Vidal), Carlos Sayago y Jorge 'Maravilla' Cruz

¿Cómo fue la época de Miguel Ángel Dodero al mando de nuestra selección?

Dodero era un señor. Además lo que era charlar en el club con él. Fumaba cigarrillos Colt, de muy bajo perfil, apasionado y conocedor de películas. Tenía un gran conocimiento sobre cine y se juntaba con 'Paco' Fernández los domingos a la noche para hablar de este tema y nos divertíamos mucho. Nos dejó muchas enseñanzas.
Cuando Dodero toma las riendas de nuestra selección en 1966, la misma tenía un déficit, carecía de un número '2'. Me dice un día: "la única opción que tengo para el puesto es Milloc, no tengo otra opción". Le contesto "Coco es un trotafútbol, imposible dejarlo quieto, pero es inteligente, pruébelo...", "¿me dice que lo pruebe?", "pruebelo" -le contesto-. Jugamos un partido amistoso con Necochea que tenía una delantera terrible. En la primera de cambio Milloc desparrama a uno, yo estaba en la tribuna y me dolió a mí. Pero, pasaron los partidos, se fue afianzando y Dodero me dice: "muy bien Agustín", siento que esa resolución la tomé yo.

¿Una anécdota que recuerdes?

Te cuento una linda de aquella época. Los jugadores que venían de afuera paraban casi en su mayoría en el Hotel "Santa Catalina" (donde hoy se encuentra el Club de Leones) que era propiedad de Héctor y 'Tito' Martínez, quien era de Estudiantes pero siempre ligado a la selección y al fútbol local.
Entonces un día se precisaba un arquero y no se sabía ni quien venía y habíamos confiado en 'Lechuga' Crosta por su conocimiento del fútbol capitalino. Por aquella época se usaban los tacos altos, la cuestión es que llega el arquero, el resto de los muchachos estaba en las piezas del hotel, llega, saluda y cuando se saca los tacos... era chiquitito... Luna de apellido. Nos queríamos morir.
Lo llamamos aparte a 'Lechuga' Crosta y le manifestamos nuestra preocupación:

- Lehuga mirá que hay mucha expectativa, el partido es muy importante...
- Si, si quédense tranquilos -nos responde-
- Pero... "y el arquero, es chiquitito ¿de dónde lo sacaste?"
- Lo traje por referencias...
- Pero... ¿lo viste atajar?
- No...
- ¿Y ahora?
- Tranquilos muchachos, es un fenómeno, no saben cómo saca las que van adentro... (risas)

Afortunadamente, después atajó muy bien.

¿Te quedó alguna asignatura pendiente en el fútbol?

No, para nada. En cualquier orden de la vida, salvo cuando vas a trabajar, vas automatizado te tenés que ir. Un día mi señora me pregunta: "¿No vas a ser más dirigente?" No -le contesté-, no puedo ir automatizado, no puedo ir mirando el reloj a ver cuánto falta para que termine la reunión y dejé.

¿Te dejó amigos el deporte?

Amistades. No tengo amigos, dentro del criterio de lo que es un amigo. Ojo, la función pública me enseñó que no hay amigos. Yo que fui jefe conocía todo, te palmean y por atrás te matan. Para el Día del Amigo veía que todos se abrazaban y tiempo antes te habían estado criticando. Pese a todo tengo muy buenas amistades pero no sé si soy amigo de alguien.

¿Qué consejo le darías a los chicos que se inician en el deporte?

Que trabajen. En todas las disciplinas, triunfan los que trabajan. En la música triunfan los que estudian.

Thiago Arrabit, bisnieto de Agustín, quien pidió jugar en Estrada "porque es el club del bisabuelo"

¿El camino para nuestro fútbol es continuar con la Unión Regional Deportiva?

Sí, no hay otra opción. No pueden jugar solos los cuatro equipos de acá.

Agustín con su nieto Santiago Arrabit, integrante del Juvenil en 2006

Dejando de lado tu carrera deportiva, ¿cómo comenzás con la locución en eventos?

La locución empieza antes que todo, a los 13 años, yo comienzo con la Orquesta "Five Starts" en el año 1954.

¿Y cómo un chico de 13 años accede a ser presentador de una Orquesta en algo relacionado al ambiente nocturno, no muy común para alguien de esa edad?

Yo tenía mucha amistad con el bandoneonista Raúl Di Menna, y concurría mucho a las confiterías y escuchaba a los cantores y ahí empiezo. No me gusta leer en el escenario porque no sé hacerlo, me gusta la improvisación. Una vez un amigo me dice: "vas a mejorar, lee despacio" y otro amigo me dice "¿estás haciendo cursos?", "No, un amigo me está ayudando", "ah, como has mejorado" pero por algo me indicó como tenía que hacerlo. A mí me gusta la improvisación con todos los riesgos que ello trae aparejado, porque vos improvisás y cuando largaste algo lo largaste y no hay vuelta atrás. Cuando lo tenés escrito, si lo lees mal o te equivocaste embromate.

Como locutor de la Fiesta del Ternero has presentado a todos los grandes que pasaron por ella...

Sí. Mi historia con la Fiesta del Ternero comienza participando junto al periodista marplatense Eduardo Zanoli y después trabajo con Ricardo Pérez Bastida, de quien tengo los mejores recuerdos.
Pérez Bastida venía el jueves y yo hacía la locución los días previos en el Certamen de Canto. La cosa es que Ricardo llega el jueves pues tenía un programa en Mar del Plata, hacía la locución, retornaba a su ciudad y volvía a Ayacucho el fin de semana. Entonces cuando yo lo presento por primera vez digo "Tengo mucho gusto en presentar a quien a partir de este momento voy a acompañar" y él me dice: "vos no acompañás a nadie, vos vas palo y palo conmigo". No puedo decir lo mismo de Zanoli, con quien compartimos la Coronación y no me dio un pie en toda la noche.
En la siguiente edición de la Fiesta comienza a llover, y una mañana me llama Pedro Abel Ilarregui y me dice: "tenés que encarar solo la locución de la Fiesta", "y lo vas a hacer bien". Entonces yo digo siempre tengamos mucho cuidado de mantener eso de cuidar a la gente de la ciudad. yo no me hago el papá de que fui el primero ni nada parecido, pero tampoco que se ignore a la gente de acá. Yo trabajé con Héctor Larrea y Antonio Carrizo en el Estadio Municipal, dos señores, y mucho con los representantes de los artistas.
Una noche tenía que presentar a José Larralde entonces ¿qué decís vos para presentar a Larralde?, en eso viene el representante y me dice "¿qué pensás decir?", bueno pienso decir que más se puede esperar de un hombre que tiene compuestas 365 canciones inéditas... "muy bien" -me contesta.
Empieza Larralde y al rato se filtra un ruido que venía de calle Boero de una banda llamada "Carlinhos". Larralde me llama y me pregunta "¿quién me los mandó? ¿Guarany?", me quería morir, los de la Fiesta corrían como locos. Al rato dice "escuché la presentación que me hizo el locutor..." uhhhhhh digo, una hora fue eso para mí..."con justa razón" dice, vuelvo a respirar y pienso "zafé" pues era un tipo muy problemático.


Y lo más ingrato que tuve, veníamos palo y palo con el Certamen falta un finalista y Horacio Guarany había firmado que empezaba doce y cuarto y la chica que estaba sobre el escenario se iba a estirar un poquito más. La cuestión es que Guarany metió a los guitarristas, me sacó a mí y a todos los que estaban arriba del escenario y la última participante no pudo actuar y perjudicó al jurado y a los participantes. Y a él le desapareció una guitarra, no sé si de bronca alguien se la robó o qué pasó, pero la guitarra nunca apareció.
Después gente muy macanuda, verdaderos pingazos, como Luis Salinas o el 'Chango' Spasiuk. A Salinas lo trae el papá de Gabriel Villalba (músico del 'Chango' Spasiuk, trágicamente desaparecido después de una actuación en nuestra ciudad en una edición de la Fiesta del Ternero) cuando le iban a poner el nombre de su hijo al escenario del Galpón de Espectáculos, por ahí me encara y me pregunta "¿no te vas a ofender? a partir de que yo subo al escenario el espectáculo lo manejo yo", "no, por supuesto, que me voy a ofender" le respondo. Llamó a todo el mundo a tocar con él, todos los guitarristas del Certamen tocaron con él, una grandeza... y después esta gente también te enseñan a trabajar. Me dice una vez Larralde: "¿qué otros artistas hay esta noche?", "y, están "Los Cumpas y el número de fondo es usted", "bueno, voy yo primero, yo no puedo ir detrás de Los Cumpas". y era lógico, metés "Los Cumpas" y después un surero, no va... ¿y qué pasó en el Estadio con León Gieco y Los Chalchaleros? Los Chalchaleros estaban cumpliendo 40 años y no llegaban, yo estaba con Antonio Carrizo. De repente sube León Gieco y nos dice: "voy yo", Los Chalchaleros no se sabía a qué hora iban a llegar, estaban las autoridades, sacaron las sillas, la gente se fue para adelante y me dice Delia Ilarregui: "Agustín, yo no quería que viniera tanta gente" bueno, una locura tremenda y el público muy arriba, enfervorizado. Termina Gieco y vienen Los Chalchaleros, empiezan con una zamba y la gente se entra a ir. Los espectáculos van de menor a mayor y la vida te va enseñando...

¿Y el capítulo de Tango Cristal?

Yo integraba, como te dije, "Five Stars", cuando esta se disuelve paso a "Tropical Serenaiders" con el Maestro Miguel Ángel Velazco, cuando esta se disuelve paso a "Seven Boys" y después me alejo. Después retomo con "Típica Armenonville", cuando esta se desarma Iván Pessolano y 'Chiquito' Di Lelio se van a "Tango Cristal" en donde la presentación la hacía Adolfo Moriamés. Un día me viene a ofrecer Iván para que los acompañase pero les dije que yo presentaba solo el número y nada más, nada de leer carpetas ni nada. Y así comencé.

Agustín presentando a "Tango Cristal" junto al Cuarteto de Cuerdas

¿Qué recuerdos te dejó la Municipalidad?

Buenos recuerdos pero la Jefatura la hice yo, a mi forma. De frente me van a sacar todo porque yo voy a ir de frente y respétenme porque yo los voy a respetar, hice un buen grupo y así fue hasta que me jubilé en el año 2001.

¿Te sentís reconocido?

No sé, creo que sí. Salgo a la calle y veo el cariño de la gente. Una vez viene un papá y me dice: "¿estás en Estrada?" Porque un jugador me dijo "si está Agustín dejalo tranquilo a tu chico". Y yo no soy comentarista de fútbol, yo doy noticias de fútbol, pero voy a la cancha y siento que todos me reconocen y respetan. Yo jamás le falté el respeto a nadie.

Agustín, abuelo y bisabuelo, paseando por las calles de la ciudad

¿Cómo te gustaría que te recuerden?

Nunca lo pensé, pero tengo la tranquilidad que salgo a la calle con la mirada arriba. Que me recuerden como alguien que siempre quiso hacer el bien.

La familia Moro a pleno: Alejandro, María Haydée, Alicia, Agustín y Paula

Sin lugar a dudas, Agustín es un ícono del Ateneo Estrada, un símbolo del club, y una gloria que los estradistas siempre tendrán como un ejemplo del sentido de pertenencia incondicional a una divisa y para nosotros, los ayacuchenses, la referencia de un hombre bueno que se ha sabido ganar el cariño y respeto de la comunidad.

Muchas gracias Agustín!!

miércoles, 20 de marzo de 2019

Cuando un amigo se va...


En la mañana de hoy falleció a los 83 años de edad Eduardo 'Chichilo' Echavarría, uno de los más grandes defensores que pasara por nuestro fútbol.

Nativo de General Alvear, Corrientes, 'Chichilo' se convirtió en un ayacuchense más y fue protagonistas de grandes jornadas futboleras, siendo artífice y bastión de aquellas inolvidables selecciones conducidas por el maestro Miguel Ángel Dodero, así como en el recordado Sarmiento de los 16 campeonatos consecutivos.

Con él no solo se va una parte grande de nuestra historia futbolística, parte también a su última morada un correntino noble, de buena madera, un hombre bondadoso que me distinguió con su amistad y afecto.

Vayan estas líneas no solo para recordar la memoria del querido 'Chichilo', sino también sirvan de salutación a su familia y allegados en tan duro momento.

Buen viaje a la eternidad querido amigo!

Eduardo

P/D: Dejo aquí abajo los enlaces de una entrevista que le realizara en Mayo de 2011 y en el cual recordáramos gran parte de su trayectoria en Ayacucho y otras ciudades en donde dejó su impronta de recio y firme defensor.

1ª parte

2ª parte